11/2/11

Sabatella y su anti Sciolismo, el progresismo, Jorge Rivas y el lugar histórico al que nos debemos

Voy a contarles una breve historia mínima, básicamente porque arranca de manera autorreferencial. Después se agranda, gracias a que cambia de personaje.

Yo soy Socialista. No sé bien si porque mi bisabuelo lo era y más tarde mi abuelo, (en todo caso eso tendría más que ver con la mística peronista de la herencia, que con una fuerte convicción), pero así es. Sólo cuando conocí algunos viejos militantes del PSP en Buenos Aires pude rodear mi herencia de fundamentos y logre embestirme de la idea más que de la tradición familiar.

O por mi origen muy humilde o por la simpatía que me causaba mi abuelo Pancho (recontra Peronista), más su reparación histórica propiciada por el Peronismo, es que nunca fui gorila. Así las cosas siempre reconocí en el Peronismo un movimiento tan vertiginoso como increíblemente bipolar. Me enamoré de la sanguínea obsesión de libertad y justicia social de Evita y me apasioné con los miles de jóvenes que se encolumnaron detrás de la famosa Juventud Peronista de los 70. Sigo hoy admirando a Ongáro y siempre vuelvo a leer alguna historia de Raymundo Villaflor o Cacho El Kadri para no perder de vista lo que significa defender ideales.

A mediados de los 90 me enteré de un tipo que se llamaba Jorge Rivas. Un Socialista. Parco, serio, austero y con ciertas características de intelectual. Obvio, que desde esos años en adelante, y en la búsqueda de posicionar sus ideas cometió errores. Pero ese hombre flaco de barba indecisa era lo más cercano a los libros que pude rescatar de mi bisabuelo.

Claro… las cosas han cambiado tanto… o no tanto.

El 19 de diciembre de 2009, cuando no era muy cómodo estar “vociferando” que se apoyaba al Kirchnerismo, Jorge Rivas, en el Hotel Bauen de Buenos Aires, asumiendo la Presidencia del PS de la Pcia. de Bs. As. decía cosas como esta:

“Vivimos una etapa crucial para nuestro país, ya que se enfrentan dos bloques políticos claramente antagónicos. En uno confluye la tradición nacional y popular junto con la izquierda institucionalista, y allí decidimos estar, porque lo que queremos no es seguir siendo comentaristas de la etapa, sino embarrarnos en la realidad en busca de una nueva identidad política que sirva como herramienta de cambio en la dirección que proponemos.

El otro bloque es un rejunte en el que la tradicional y rancia derecha se amontona con la nueva, igualmente recalcitrante cuando de defender su renta se trata, y con un grupo de organizaciones satélites que le son funcionales. Es allí donde se encuentra nuestro partido en el orden nacional, un lugar del que exigimos salir, ya que vuelve a repetirse el error histórico de estar en contra de los intereses populares. La última vez que lo cometimos, tuvimos que andar más de medio siglo como patrulla perdida. “

Allí logré poner en su lugar dos cuestiones fundamentales. Una la ideológica. Si, luego de no renegar más de la herencia de sangre pude combinar ese llamado genealógico con la teoría. La otra, el reconocimiento público de que alguna vez, algunos líderes estuvieron acertados en sus ideas pero erráticos en su elección coyuntural. Y para mí, que no soy gorila, fue como una bendición.

Por eso, cuando por estos últimos…. 45 días, escucho, leo, debates sobre progresismo “Sabatelliano” contra Peronismo “Sciolista” siento que atrasamos. No será Sabatella quien construya un espacio de poder (legítima pretensión) sobre las osamentas del Sciolismo. O si, por un efímero tiempo, aún cuando reciba la descomunal oportunidad de colgar una boleta bajo el imbatible nombre de Cristina Fernández.

Será el tiempo que nos espera un lugar donde podamos confluir “sólo en las coincidencias” y tener claro quiénes son los verdaderos enemigos. En ese caso Jorge Rivas es quien le ha sacado varios cuerpos a todos aquellos que apoyan el Proyecto Político Nacional sólo con eludir (no olvidar) de los análisis el trazo fino de la historia que estamos escribiendo.

Quiera esa historia que, quienes ocupan lugares de responsabilidad en la institucionalidad del Socialismo de la Provincia de Buenos Aires, no caigan en la tentación de volver a realizar política para minorías y, por fin, decidan embarrase en busca de esa “nueva identidad política que sirva como herramienta de cambio”.

Apostar por una política de mayorías tiene asociado el riesgo seguro de postergar oportunidades personales, pero habrá que releer una vez más a quienes forjaron la hermosa ideología del Socialismo para comprender que si no logramos estar a la altura de la historia, como dijo Rivas, andaremos “más de medio siglo como patrulla perdida”.

Gustavo Romans

El discurso de Jorge Rivas en la voz de Aliverti en estos 5 minutos de audio en el reproductor que sigue.

1 comentario:

xxx dijo...

Creo que el Sabatellismo reinstala una oportunidad para quienes quieren apoyar al gobierno sin sentir que se embarran de peronismo. También creo que es atrasar.
No creo que Martín sea profundizar el cambio, ni que esté a la izquierda de Cristina. No me gusta la forma de construcción política ni como se maneja con los demás grupos políticos cercanos. Me hace acordar al FREPASO y no son buenos recuerdos.
Tampoco me gusta Scioli, pero no me quiere vender nada.