28/2/12

Meoni, con la ayudita de Scioli e Itoiz

Las dos obras importantes que tendrá Junín en el tercer periodo de Gobierno del actual Intendente Mario Meoni son la Tercera Planta de Gas y el Puente bajo nivel de calle Rivadavia.

Ambas obras se realizarán con el aporte de la Provincia de Buenos Aires. Es así, que la teoría del Intendente sobre que “los Juninenses no necesitamos que nos vengan a dar nada” no se sostiene ni treinta segundos. Luego de eso, no hay presupuesto ni para hacer cordón cuneta.

Casi la totalidad del presupuesto municipal se diluye en la súper estructura diseñada por el flamante Secretario General, Javier Gabrielli, la colaboración intensa del Director Gastón Deglaue y la participación de la Sub Secretaria Lic. Raquel Tarullo (muy poco, casi como corregir los errores de ortografía). El propio Intendente se limitó a aprobar lo que su hombre de confianza bosquejó, mientras se tramaba la salida de Damián Itoiz del cargo.
Ese nuevo organigrama, que básicamente delega las tareas de Gabrielli por completo a otras áreas, mantuvo tan ocupados a los funcionarios municipales como Gorer, Palma y Fay (que no estuvieron en el diseño de la misma pero que colaboraron en el armado), que olvidaron nada menos que los plazos en los cuales se vencía el fideicomiso que garantizaría los fondos para la construcción de la Tercera Planta de Gas.

Con una ayudita de Itoiz
Como el micro mundo de la política juninense ya sabe, Damián Itoiz, pese a su negativa pública, se fue del municipio casi sin tener diálogo con el Intendente y con guerra declarada a su predecesor y principal mentor de su alejamiento, Javier Gabrielli. Meoni pensó una salida elegante para Itoiz. El intendente es, luego de Itoiz, quien más sabe de rosca, y con cierto temor chequeó a Damián para que tuviera un lugar importante. En medio de una campaña dura no pensó demasiado en el increíble lugar de poder que le otorgaría a su ex colaborador. Así fue, que prometió la Presidencia del Grupo Junín, que luego se retrasó un poco (lo deben haber hecho pensar a Meoni), pero que se concretó, no sin antes una llamada recordatoria del propio Itoiz, que hoy (pero solo hoy) no está dispuesto a hablar.

A dos días de asumir Damián Itoiz como Presidente del Grupo Junín pregunta por la documentación y el status del fideicomiso para los fondos de la planta de gas, y descubre que la documentación estaba dispersa en las oficinas del municipio y en algunos despachos de la Empresa de Gas. Según una fuente municipal muy cercana al nuevo Secretario General y de Seguridad (un soldado de Itoiz herido, que se quedó de imaginaria), si no hubiera sido por la rápida acción de Itoiz sobre este particular, la tercera planta de gas no se hubiera construido nunca. No hubo demasiada alarma por parte de Gabrielli. “Bueno, ya está”, dice la fuente que dijo. Meoni, si llamó a su futuro adversario y le agradeció. Sólo él conoce el poder de fuego de Itoiz y la poca capacidad política que lo rodea para defenderse en un futuro.