16/5/11

A tod@s l@s Peronistas

“Bueno, bueno, bueno… somos todos peronistas y listo che!!!” Algo así parece ser la frase que se suelta para dar por terminada alguna discusión, algún debate, alguna crítica a aquellos dirigentes del Justicialismo que cuando el Gobierno Nacional estuvo acorralado por las corporaciones sojeras y mediáticas, no asomaron la cabeza para defenderlo o se pusieron en la fila para ayudar a su desgaste.

Bien. Listo. ¿Entonces quedamos así? Bueno, dale… no se discute más, dale. Todos arriba del bondi, todos debajo del paraguas de Cristina. Dale.

Pero pará, pará… Me parece que La Presidenta está diciendo otra cosa. Si, si... La Presidenta... esa señora morocha, que da discursos por cadena nacional y que conduce el país y es la principal cabeza de un proyecto político que muchos abrazamos y también defendemos. La que ahora muchos se "desgañotan" coreando su nombre. Esa misma que dice que prefiere que la apoyen un poco menos con los cantitos y que que se suban al proyecto. La que viene diciendo que lo imprescindible "es" el proyecto.

La Presidenta está hablando de que “la lealtad es una moneda escasa”, de que la profundización de la políticas del tan mentado modelo depende no solo de ella, sino del “compromiso de todos”. También instó en el acto de Huracán, el pasado 11 de marzo, a que no se interpele desde donde se arriba a este proyecto político, sino que se tengan en cuenta las coincidencias ideológicas.

Mi amigo Juan Manuel Rapaciolli, periodista, militante y peronista, recorre el país y se le pone ronca la voz (eso que es de voz fuerte) repitiendo algo que es atendible repetirlo una vez más. “Tenemos una Jefa Política indiscutida en este proyecto, da una orden clara. Tenemos una masa militante que interpreta perfectamente esa orden y está lista para cumplirla al pie de la letra, pero tenemos, entre la jefa y esa militancia presta, una brecha llena de burócratas aburguesados que retrasan las herramientas para que se lleven adelante esas ordenes” Algo así dice Rapa. Y entonces abre el debate, interpela, provoca, discute y vuelve a preguntar una vez más. “¿Vamos a discutir o no compañeros?”

Entonces ahí es cuando se pone lindo. Porque se discute sobre el pasado para fortalecer el futuro. No queremos que este modelo se vaya por la cloaca. Tenemos que garantizar que quienes tengan la inmensa responsabilidad de seguir consolidándolo en el 2015 sean cuadros militantes preparados, leales y comprometidos. Y no sólo quien tenga el honor de ser Presidente/a. Cada uno de los miles que deben trabajar al servicio de ese proyecto político.

No se trata de hacer interpelaciones superficiales. De nada sirve correrle el arco a un dirigente y preguntarle porque anda en un cero kilómetro o alguna banalidad por el estilo. Ese “trabajito” ya lo hace la derecha, que estigmatiza a quienes luchan por un proyecto del pensamiento nacional. Se trata de indagar sobre su correspondencia ideológica, incluso en la historia más reciente. Porque si todos ahora van a estar bajo el paraguas de Cristina, resultaría muy injusto para quienes la defendieron en el momento más difícil. Digo, ya que es Cristina la que sostiene que la lealtad es escasa, mal haríamos en rodearla de desleales. ¿No hablamos de lealtad entonces? , ¿qué hacemos?...¿metemos el temita debajo de la alfombra hasta después del 10 de diciembre y ahí la rodeamos de Cobitos? ¿de Felipes Solá? ¿de Huevos Ceballos? ¿de Vikis Donda? . Nos callamos. No decimos nada...
¿Vale la pena callarse la boca por un carguito de consejero escolar, por un lugarcito en una sub secretaría, por una banca de concejal? ¿Ganar por ganar? O ¿Ganar para cambiar?

Ahora, cuando se decide quienes van a tener que acompañar el proyecto político desde el lugar más importante hasta el último cargo de gestión pública en cada lugar y aguantar con firmeza la arremetida feroz de las corporaciones, es donde hay que mirar bien quienes son los que van a subir a ese colectivo en los lugares de privilegios. ¿Si no es ahora cuando? ¿Después, cuando ya ocupen la banca, la intendencia, o el cargo donde se apoltronen a defender otros intereses? ¿Otra vez a ver como los empleados del Pami o del Anses aplauden la caravana de las patronales sojeras?

Hay que estar bien despiertos y concientes. Tener en cuenta contra quien estamos dando la pelea y hasta donde están dispuestos a llegar los enemigos del pueblo. Es muy difícil lo que viene si quienes ocupan lugares de responsabilidad no tienen un sustento ideológico que los haga incorruptibles. La etapa que viene, que rompería una marca de un proyecto político Nacional y Popular de más de 10 años en nuestro país, necesitará idealistas, no oportunistas. Necesitará cuadros bien preparados, no chamuyeros. Necesitará patriotas, no traidores.

Claro, yo siempre me olvido, cuando discuto con mis compañeros los Peronistas, que mi pertenencia al Socialismo me deja afuera de algunos debates. El ADN del Peronista tiene una particularidad única e irrepetible. Entre otras cosas son capaces de tragarse un par de sapos para privilegiar la política de mayorías. Yo, como Socialista, no alcanzo a comprender esa dimensión y me quedo en la política de minorías. Por eso, cuando dicen: “Bueno, bueno, bueno… somos todos peronistas y listo che!!!”, me pongo un poco colorado y no discuto más, porque me parece que invado un territorio que no me pertenece.

Ahora, créanme compañeros Peronistas, que esta vez el debate tienen que darlo. Y lo digo parado desde un idealismo tan inocente como inquebrantable. No puedo resignarme a que muchos Peronistas jóvenes no estén dispuestos a reflexionar y dar este debate.

Están a punto de dar vuelta la historia. Ustedes con ese flaco desgarbado del sur y su mujer le devolvieron al Peronismo las banderas que alguna vez Evita supo levantar junto a sus descamisados. Son ustedes los principales protagonistas de este cambio histórico. Algunos Socialistas, (de los otros ni hablar), hicimos una revisión de la actitud de nuestros antecesores en esos tiempos y comprendimos que había que acompañarlos desde cualquier lugar porque ustedes están llamados a transformar la patria. Por eso estuvimos y estamos con este proyecto político. Cuando desde los tractores nos tiraban huevazos y ahora. Cuando defendíamos la ley de medios para cuatro o cinco en el medio de una plaza y ahora que está aprobada.

Pero si hoy, que están a punto de desprenderse de toda lacra noventera, la que se les apropió del movimiento, dejan pasar a cualquiera, el sueño de Evita, la vida de Néstor y el admirable esfuerzo de Cristina no servirá para nada. Habrá que volver a empezar.

Claro... ya lo se. En el mismo ADN del Peronismo está la lucha. Pero cuidado. Cuadrazos como Evita y Cristina aparecen cada 50 años.
Y la historia se escribe hoy.
Jorge Rivas acompañado por Néstor y Cristina.

1 comentario:

Daniel Mancuso dijo...

compañero tiene razón en eso que dice "hay que dar la discusión" y sacar a los desleales y burócratas... lo estamos haciendo, todos los días, aunque los desleales y burócratas florezcan cada tanto, porque la condición humana es así, vio, la batalla cultural es todos los días en todos los lugares, abrazo