15/4/11

A propósito de un asesino como Patti

Baigorrita es una localidad de 2000 habitantes ubicada a 18 kilómetros de la ciudad de Junín en el noroéste de la provincia de Buenos Aires. Allí nació Luis Abelardo Patti, "el lalo" para los Baigorritenses.(Recomiendo leer esta nota)
Puedo, tranquilamente, contar con los dedos de mi mano a las personas que siempre supimos que ese tipo era un asesino y que nos avergozaba que se mencionara que había nacido allí.
Es conocida la costumbre que tenía "el lalo" de contar entre parroquianos, alguna de sus cacerías, mientras resonaban las risotadas contra las paredes del Club Deportivo o en el bar del Hotel Molinari.
Durante su Intendencia en Escobar fue erecibido con honores por la donación de unos baldosones de cemento que hoy son la vereda, nada menos que de la plaza principal del pueblo. También se comentaba con orgullo el desembarco del hijo pródigo en Catamarca, cuando Menem lo mandó a investigar el asesinato de Maria Soledad Morales. "Es el mejor policía del país" decía el presidente de la nación.
Durante todo ese tiempo un puñado insignificante de loquitos decíamos a mano alzada que Patti era un torturador, un asesino y un canalla.
Cuando armó su partido político, el Paufe, una conocida profesora del pueblo con mucha responsabilidad en la educación secundaria de esa localidad, hizo campaña de manera muy fervorosa y un jóven letrado conformó la lista de diputados provinciales. También allí unos cuantos de nosotros, ya más desperdigados por distintas partes del país, hicimos oír nuestra manera de pensar.

La justicia, ayer, nos hizo un mimo al alma. A nosotros, que ni conocemos a los familiares de las víctimas, también nos reinvindicó.
Esto no quiere decir que de pronto, de manera multitudinaria, todo el pueblo salga a repudiar la figura de un asesino como Patti. Creo que por lo bajo, lamentablemente, muchos seguiran pensando que "el lalo" es un capo. Lo que si va a suceder es que ahora, se van a tener que guardar sus vivas para comentarlas entre ellos, en sus casas. Porque esos delitos, los que cometió Patti, sólo pueden ser reivindicados por canallas y cobardes.

Por suerte, o mejor dicho, por renovación natural de las sociedades, muchos jóvenes que viven en Baigorrita en la actualidad, saben que significa Verdad, Memoria y Justicia, y no reivindican ni festejan la barbarie y la tortura.
Todo lo contrario. La condenan y la repudian.

6 comentarios:

MARIO ANGEL ALONSO dijo...

¡Muy buena Loco!
De todas maneras, los y las de nuestra generación y las anteriores siempre supieron quien era y que hacía Luis Patti, pero era mejor callar o esconderse, o peor aún, much@s de ell@s llevan en lo más profundo de sus almas el desprecio por el pueblo trabajador, por el campesino de abajo, por los y las que luchan, y si pudieran, de vez en cuando matarían a algún/a pobre.
Un abrazo.

martin dijo...

Soy Jonatan Beltrando, nacido y criado en Baigorrita. Hoy estudio Periodismo y Com Social en La Plata. Hace mucho que vengo leyendo en este espacio tus leyendas y relatos, y la verdad, me llenás de calma el alma más de una vez.
Gracias por ser uno más de ese pequeño grupo de zurditos que somos, de esos locos, de esos tipos que no entienden nada. Gracias por contar, siempre, la historia desde donde nunca nos la muestran.
Jonatan.

GUSTAVO ROMANS dijo...

Gracuias Jonatan. Espero que tengas mucho éxito con tu carrera.
Me alegro que haya renovación de capas geológicas con otras cabezas.

Jorge Herce dijo...

Coincido con vos. Por acá también andan oscuros seguidores del Paufe y sus derivados. Hoy escuchaba a un familiar de una de las tantas víctimas del genocida Patti, trataba de explicar sus sensaciones, decía que dudaba si era oportuno hablar de festejo, pero que buscando la forma de festejar había decidido "festejar el fin de la impunidad". De eso se trata.

Ricardo Sayar dijo...

Recuerdo que, en los 40 años del Instituto, se lo había invitado especialmente. Y un grupo de "locos" nos reunimos en lo de Cacho en una contra-cena. El Comba y Sandro, que habían hecho más de mil km para la cena aniversario,al enterarse quién era el invitado de "honor", se juntaron con nosotros. También la actitud digna de algunos adolescentes, de negarse a ser escoltas de la bandera o servir las mesas si ese tipo iba. Furiosa, esa docente a la que te referís, envió una carta a Comba diciendo que, si alguien le donaba latas de pintura para el Instituto, ella no preguntaba por su pasado y que sólo podían criticar los que nunca hacían nada y sólo denostaban bajo la sombra plácida de los árboles. Como muchos trabajábamos para gente que ellos despreciaban, nunca iba a saberlo, naturalmente. ¿Te preguntaban, Loco, quién te pagaba entonces por ser "loquito", como te preguntan ahora, acaso? El sentimiento que nos invade, es una calma que nace de saber que hay Justicia. Que nuestra locura, era pura coherencia. En cuanto a lo que dice el Comba en el otro posteo, de que, quizás, se arrepientan ahora... No creo. Lo deben ver como un mártir por la causa que segirán defendiendo: sus intereses de clase. Y sólo deben estar esperando por un hipotético "tiempo de revancha". (no creo que haya marcha atrás). Pero si eso pudiese ocurrir, no tengo dudas que volveremos a ser los "loquitos". Porque algunas ideas nunca mueren, algunas cosas nunca se negocian.

GUSTAVO ROMANS dijo...

gracias. es evidente que más allá de los matices coyunturales, muchos pensamos igual en lo importante.