13/9/10

LOS LIBROS DE LA BUENA MEMORIA

En la última semana pude asistir a dos presentaciones de libros que no tienen vinculación alguna.

Por un lado asistí a la del amigo Hector Pellizi, quien publicó un “Manual Práctico de la Dictadura en Junín” de su propio libro “El Orden de las Tumbas”. La idea del autor y de algunas personas vinculadas a la educación fue comprimir la información del libro, en una especie de resumen que tuviera una aceptación más directa por parte de los adolescentes. Ese pequeño manual servirá para que los jóvenes que quieran profundizar accedan al libro que tendrá una tercera edición ampliada donde se incluirán nuevos datos y el avance de las causas que hoy ya arrojaron 7 detenidos.


La otra presentación a la que asistí fue a la del libro “Pedagogía de la Desmemoria” de Marcelo Valko. Un trabajo impresionante de recolección de documentos, pruebas y un relato que deja perplejo a todo ser humano bien nacido, acerca de las vejaciones y barbaridades a las que fueron sometidos los pueblos originarios en esta tierra.

Ambas presentaciones fueron muy emotivas y a pesar del horario donde los organizadores de la feria las habían programado, contaron con gran cantidad de público.

Estos dos libros contienen relatos, historias, fotos, dibujos y pruebas que están separadas por 100 años. Sin embargo, aún cuando los nombres cambién un poco (y sólo un poco), el hilo ideológico conductor de los asesinos es el mismo. La misma casta burguesa que aniquiló a tantos hermanos en la sangrienta conquista del desierto, heredó a muchos mal paridos que en 1976, de manera directa o desde las sombras volvieron a golpear contra los sectores populares.

Por momentos la utopía parece muy cercana. No es para menos. Hay muchas medidas del proyecto político del gobierno que ilusionan por el rumbo, pero cuando uno puede ver esa línea invisible que mantiene unida a esa barbarie, se llena de angustia.

Por suerte existen tipos como Marcelo y Hector, que por encima de amenazas y dificultades se juegan la campera y van por la verdad.

Una gran noticia que me ayuda a que esa utopía este un poquito más cerca. Ambos libros están agotados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gustavo. Aunque puede parecer traido de los pelos, estos dos libros son productos de la libertad de expresión y el hecho de estar agotados muestran que la gente si tiene una buena carta, un buen menú , variado, no siempre come mierda
Antonio de Villa Celina

marianogiussani dijo...

Justamente estos hechos no pueden quedar en el olvido, es necesario su difusión y que mejor manera que mediante los libros. Estaré atento en mis próximas visitas a las librerías.