3/3/10

EL OTRO SISMO DE CHILE

Si alguien roba comida y después da la vida
¿Qué hacer?
¿Hasta dónde debemos practicar las verdades?
(Silvio Rodriguez)






Ya hubo 57 detenidos por violar el toque de queda y el número se amplía a cada minuto tras las estrictas órdenes del poder político de Chile. Aún así y pese a la presencia de más de 17.000 militares en las calles, hubo esta madrugada asaltos a supermercados en algunos barrios de la periferia de Santiago y un caos en Concepción. (Hay vecinos que se defienden a los tiros). El número de víctimas fatales, provocadas por el sismo llega a 800 y se estima que aun no es el techo.



Sorprende la desición de la Presidenta Bachelet. Advirtió que el ejército actuará "con todo el rigor de la ley" para imponer la calma. "La orden a nuestros soldados fue clara: detener al primer aviso y, si no obedece, disparar a matar", aseguraba un general a cargo de los operativos de seguridad en las afueras de Santiago.



Es una lástima que Bachelet termine su mandato impartiendo órdenes como esta. Más allá de la barbarie de la naturaleza, los seres humanos nos esmeramos en superarla.
Esa violencia con la que se propone “controlar” desbordes, absolutamente normales y frecuentes ante situaciones de catástrofe como la que se da en Chile, es el otro terremoto que vive el país trasansandino. El terremoto de las ideas progresistas. Ese terremoto que la propia sociedad chilena pareció iniciar con una inclinación hacía ideologías de derecha y termina consolidándolo cuando aplaude a un ejercito (aún impune en muchos aspectos del genocidio del que fue partícipe) que dispara o reprime a uno que se roban un televisor y a miles que se roban un poco de comida.

3 comentarios:

Claudia congreso dijo...

Me da mucho dolor esta catastrofe chilena (en todos los sentidos) Evidentemente el modelo que hasta el hartazgo nos es vendido acá por los medios y los derechosos, no puede dar solución a los problemas más acuciantes del pueblo chileno como ser repartir comida y agua. Saludos.

Anónimo dijo...

En tartagal hay familias viviendo en carpas todavia, inclusive antes que la ultima riada. Se ve que el modelo pseudo-progresista de este gobierno tampoco puede solucionar estas cosas. Saludos.
Julian Matas

Claudia congreso dijo...

Realmente si es así me da mucha bronca pero supongo que la comida y el agua no le faltaran.O también les pasa igual? Por favor informe si sabe algo.