23/12/09

UN AJUSTE NO POSITIVO AL ESTILO ALIANZA

Me pasa un mail el amigo virtual Fernando Dellamora y me alerta: Fijate esto!!! Resulta que el "señor No Positivo" ya se prueba el traje de presidente para el 2011 o para un virtual gobierno de transición en el caso de un golpe juridico moderno como en Honduras o como el que preparan en Paraguay. En esa prueba del traje ya está casi seguro Javier Gonzalez Fraga para Ministro de Economía y Ernesto Sanz como Jefe de Gabinete. (Leer la nota acá). Por supuesto... a que no adivinan cual sería la primera medida del gobierno de Cobos? UN AJUSTE.


AJUSTE???? Cuanto hace que no se escucha esa palabra no? Desde hace más o menos... claro... desde el 2003 en adelante. Ajuste a los jubilados, ajuste a los trabajadores, ninguna patritaria, una corte suprema que era patetica y se fueron dejando 30 muertos en la plaza de mayo. El pueblo es sabio? De verdad? Que así sea.

3 comentarios:

Claudia congreso dijo...

No Gustavo, no nos podés hacer esto justo antes de las fiestas. Había una peli que se llamaba algo así como THE RETURN OF tHE DEAD BODY" falta que vuelva Cavallo y echamos los fideos. Salu2 desde el caos y la crispación.

Néstor Sbariggi dijo...

Gonzalez Fraga es el candidato que Duhalde le arrima a Cleto para ocupar economía en un eventual gobierno.

Esto es un globo de ensayo a ver como cae.


Saludos

Luis Alberto dijo...

Cobos es, hasta ahora, el candidato preferido de quienes apuestan por alguien medido, pulcro, de modales tranquilos, alejado del tono crispado que, dicen, caracteriza al gobierno.
Voz calma, anodina, sin matices, lejos de la iracundia kirchnerista.
La UCR, despues de echarlo de por vida "por traidor", le levantó la sanción y lo ubicó como su candidato "in pectore". La Argentina "republicana y federal" requiere de un hombre así, alejado de cualquier inclinación populista, pero de actitudes zigzagueantes.
Y ahora el peronismo de derecha también lanzó a su candidato, no es cuestión de dejarse madrugar.
Nada menos que Duhalde, quien en caso de ser presidente no tendrá que hurgar demasiado entre los papeles para elegir al ministro de Educación. Ahí estará seguramente, Abel Posse un hombre del "pensamiento nacional" como lo definió oportunamente el "cabezón".
Puerta, Rodríguez Sáa, Toma, Solá y otros dirigentes de semejante estatura política quizás se encolumnen detrás del hombre de Lomas de Zamora, salvo que éste, a último momento, de un paso al costado y trate de ungir a otro candidato para enfrentar al oficialismo.
No nos olvidamos de Carrió y Macri, dos personajes que se las traen. Una, haciendo anuncios apocalípticos que, afortunadamente, no se cumplen. Recuerdan cuando les dijo a los hombres de campo que no vengan a la ciudad porque el kirchnerismo los iba a "emboscar"? La reunión en el Rosedal, con menguada presencia de la "gente", se realizó sin inconvenientes.
Pero ella sigue impertérrita, armando y desarmando partidos políticos, ubicando y sacando dirigentes a su gusto y placer y convirtiéndose, por su sola decisión, en candidata presidencial aunque no la haya hecho explícita.
Y nos queda Macri cuya gestión ha sido devastada por su propia incompetencia y su ideología respaldatoria del terrorismo de Estado y de la década menemista.
Esto es todo? Es lo que hay. Habrá que ver si Solá acepta mansamente la postulación de Duhalde a quien le pidieron que raje al "loco" (por Kirchner).
Algunos dirigentes son tozudos; se creen los "salvadores de la patria". Piensan que el pueblo carece de memoria.
Lo de Posse es emblemático. Sindicatos docentes, organizaciones sociales y de derechos humanos, ciudadanos sin encuadramiento alguno trazaron un límite que no se puede traspasar.
No hay espacio para los exégetas de la dictadura militar, de los seres cavernarios, reclamantes de la "mano dura", la represión, que niegan los principios básicos de cualquier sociedad democrática.
El mensaje fue claro y Posse se tuvo que ir por la puerta trasera, sin pena ni gloria, eyectado por la repulsa de un importante sector de la ciudadanía. Ni siquiera quienes piensan igual que ese individuo tuvieron el coraje de salir a respaldarlo.