19/11/09

¿Va a ser así Néstor?

Ayer se dio media sanción a la llamada reforma política con modificaciones al proyecto original presentado desde el Poder Ejecutivo. Los diputados de centroizquierda que últimamente habían apoyado leyes muy importantes para el oficialismo, como la prórroga a los superpoderes, la ley de medios, la de AND impulsada por abuelas, etc., esta vez votaron negativamente. El boque oficialista consiguió votos de cualquier “palo" ideológico. Del riñón del torturador Luis Abelardo Patti logró el apoyo de Adriana Tomáz, desde el PRO llegaron los votos de Julio Ledesma y Patricia Gardella. Por el lado de Julio Cleto Cobos se aportó el voto de Juan Scalesi y para debutar con éxito en la nueva alianza la diputada María Areta del riñón del electo gobernador radical (por ahora) Arturo Colombi, también dio el si.

Un voto que me llamó la atención fue el del diputado Claudio Morgado de Forja. No porque haya acompañado al gobierno, ya que lo ha hecho (con algunas críticas) en toda medida progresista, pero si porque su compañera de bloque Silvia Vázquez, una de las más mediáticas defensoras de la ley de medios, esta vez voto en contra.
Algunos trascendidos lo ubican a Morgado, ocupando la titularidad del INADI el 11 de diciembre cuando María José Lubertino deje ese cargo para asumir su cargo como diputada.

Los Socialistas de la provincia de Buenos Aires, los Libres del Sur, el SI y algunos monobloques de centroizquierda no apoyaron para nada esta reforma.
¿Hay una ruptura definitiva entre Néstor Kirchner y el arco progresista? ¿Los diputados de ideologías distintas que hoy votaron a favor van a apoyar muchas iniciativas más de Kirchner en los siguientes dos años del parlamento? ¿Puede avanzar el gobierno (para el mismo lado que hasta ahora) con fracturas permanentes con los sectores más a la izquierda del Kirchnerismo?
¿Va a ser así Néstor?

2 comentarios:

Fede M dijo...

Gustavo. hay un problema grave con esta reforma. Y es que se van a acabar los kioscos. Digo, todos conocemos la dinámica del centroizquierda. Grupos, grupetes, agrupaciones, agrupatruchas, etc. Que lo primero que hacen, cuando no pueden imponer su particular punto de vista sobre algún tema, van y rompen. Crean el partidito, "hay que construir algo nuevo", dicen y se refugian en la esperanza del golpe de suerte (el mágico spot de algún canal, ponele) que los transforme en primus interpares. Y no es así, macho. Las diferencias las tenés que asimilar, y se ganan x mayorías y minorías. Esta ley es un misilazo al SI y a Proyecto Sur y a los Libres del Sur, y al Frente Grande, y al PI, y a todos los partidos chicos.
Distintos kioscos no muy diferentes entre sí, pero que juegan en una competencia por la "autenticidad del progresismo" que nunca gana ninguno.
Esta ley, rompe eso, los (nos, porque yo pertenezco a uno de estos partidos chicos) obliga a juntarse, a resolver las diferencias de manera democrática, pero sobretodo, respetando la unidad y la cohesión. La Nueva Ley tiene muchos mensajes, entre otros el lamentable bipartidismo, sin embargo, para nosotros el mensaje es claro: "POr las buenas no quisieron, o no pudieron, a ver si por las malas terminan de armarse"
No es malo, es nuevo, es distinto, hasta que tengamos la madurez de hacerlo va a pasar un tiempo, pero creo que es lo mejor que nos podía pasar.

ariel magirena dijo...

en el '72 el general envio una invitacion a la juventud. se hace indispensable, dijo, un "trasvasamiento generacional" en el partido justicialista. aunque muchos ex juventud hoy se rasguen los vestidos por la renovacion nunca consumada la realidad fue que nunca aceptaron la invitacion. prefirieron, y no los critico, el trabajo en los territorios. la burocracia, por supuesto, alento esa preferencia y se consolido al frente del partido. conclusion: al viejo lo dejaron solo, y como habia que avanzar de todos modos, avanzo con quienes tenia. son los partidos politicos los que participan de la insititucionalidad de la democracia. hoy ocurre lo mismo: la crisis del sistema de partidos no sirvio para crear nuevos modelos de representatividad. la politica fue reemplazada por el marketing y los candidatos ya no representan partidos ni ideologias al punto de que los jetones no dudan en crear nuevos sellos para cada contienda electoral cuando agotan el anterior. las alianzas en ese sentido producen espasmos. los otrora enemigos inconciliables se convierten en socios o hermanos para luego volver a romper de acuerdo con sus necesidades electorales. el clamor popular exigia participacion en la politica para "que se vayan" los profesionales de la politica, pero ese "trasvasamiento" moral nunca se produjo. cristina, entonces vuelve a hacer la invitacion para la renovacion de la politica. terminar con el marketing y exigir la unidad del campo popular. el mentido purismo de los "progres", que no manifiesta mas que una concepcion elitista de la politica con ribetes racistas, debera dar lugar a la unidad. la continuidad de esos "sellos" esta garantizada en la medida de su compromiso con el frente nacional en cada circunstancia electoral. o se olvidan de que el justicialismo nunca se presento solo en una eleccion. lo que se termina es el recurso facil de separarse para hacerse el opositor en las parlamentarias y extorsionar con miras a las nacionales. el arco clasico de la izquierda tambien gana. lo que nunca quisieron las cupulas y siempre demando la simpatia que los vota debera consumarse. unirse o morir. casi casi, como la opcion de la patria.