18/6/12

¿Pedraza van con Moyano o con Caló?

Cuando era muy chico, pasaba con mi vieja frente a un chalet imponente y siempre pensaba que quienes vivían allí, seguro eran millonarios y tenían mucha plata.

Cuando crecí, entendí que tener mucha plata era ser Bill Gates o algún que otro magnate. Y que ese chalet era algo caro, pero tampoco inalcanzable. Lo que era bajo (y aún lo es) era mi poder adquisitivo.

De la misma manera, la misma confusión, tuve cuando empecé a interesarme en la política. Por ejemplo, siempre pensé que los sindicalistas eran como súper héroes que luego de su jornada laboral, se sacrificaban horas y horas en el sindicato para defender a sus compañeros trabajadores y luchar por sus derechos y sus mejores condiciones y bla, bla, bla. Poco tardé en darme cuenta que una pequeña porción de sindicalistas son así, y que encima son combatidos por la mayoría que son millonarios corporativistas que arreglan con la patronal y defecan sin ningún problema sobre sus compañeros.

El caso de Hugo Moyano es raro. Nadie le quitará el mérito de haber luchado en el MTA contra el Neoliberalismo, pero eso no es un cheque en blanco para que reparta sindicatos a sus hijos, como si fueran caramelos. Nada tengo contra Pablo ni Facundo, pero de trabajadores no tienen nada. Facundo conoce los peajes porque viaja (cuando no lo hace en avión) y Pablo conoce los camiones porque los ve pasar por la ruta. Son adinerados hombres que pujan por espacios políticos arrogándose la representación de los trabajadores.

Pedraza, un histórico millonario que hacía de sindicalista, sigue preso en la causa del asesinato del militante Mariano Ferreyra.

Me pregunto, en esta ensalada de podredumbre en que ha devenido la corporación sindical en nuestro país, ¿de qué lado estaría Pedraza hoy ante la división en la CGT? ¿De Moyano o de los otros millonarios? Digo…. si no fuera por el detallesito de estar involucrado en el asesinato de un joven militante, ¿para quién jugaría?. Es más… ¿Para quién hace jugar a sus mayordomos?

Da asco ver que las grandes gestas de tantos trabajadores sean pasadas por arriba por tantos impresentables, y a paso de vencedores, como dice Piumato, un tipo que estuvo preso por la dictadura, que se supone ha reflexionado y ha pensado más que nunca en sus ideales mientras fue torturado impunemente por los milicos. ¿Cómo es que no le parece mal que su Jefe Político reparta sindicatos a sus hijos?

Por eso creo que si no hubiera una militancia despierta y atenta, unida y organizada de verdad, Pedraza ya estaría rosqueando con Moyano o algún otro gordo, es lo mismo.