28/6/12

Entre Petraglia y Gabrielli me quedo con... Caliri.

Por estas horas la fauna autóctona que predomina en la política juninense (tanto lío para describir gorilas), está crujiendo de rabia por la designación de un nuevo jefe de la UDAI local de ANSES.

Hoy, el diario Democracia, fundado por el Dr. Moisés Lebensohn, publica hoy una nota sobre el tema tomando una posición ante el mismo. Primero titula: “Encendida polémica por la designación de Javier Caliri al frente de Anses Junín” y en la bajada dice “El abrupto desplazamiento de Jesús Domínguez por un integrante de la agrupación juvenil Kirchnerísta despertó críticas y adhesiones en distintos sectores de la comunidad juninense.” El diario abre un juicio de valor sobre el reemplazo del jefe de la UDAI. Dice que es abrupto, que es un desplazamiento, y que hay polémica.

Para echar nafta opinan el referente máximo del MID, Ricardo Petraglia que arranca con que hay “otro manoseo” al ANSES, como que descuenta que se viene manoseando y Javier Gabrielli, actual Secretario de General del municipio, quien se define en su perfil de redes sociales como “Militante de Mario Meoni”. Gabrielli dice que “Privilegian el ´Cristina te quiero´”. Con lo cual no difiere nada más que del nombre de a quien se quiere, ya que el ocupa ese lugar también por decir “Mario te quiero”.

Petraglia se escandaliza porque no sabe qué experiencia tiene este joven para estar a cargo del ANSES Junín. O sea, no sabe nada y se escandaliza, típica del pequeño burgués. Por ahí es un capo que va a mejorar todo. Pero, por las dudas, Petraglia se escandaliza igual. Una payasada. Los que deberíamos escandalizarnos somos los ciudadanos de Junín, que vimos como mes tras mes este odontólogo desarrollista cobraba su dieta presentando proyectos zarazas con más alma de guitarrero que de político.

Gabrielli, por su parte hace una especie de stand up (siempre es muy irónico) y asegura que “el problema es que no llegan a esos cargos “por la experiencia y la formación, sino por su militancia en La Cámpora”.

Ninguno de los dos tiene la más remota idea de quién es Javier Caliri. Que además de ser militante de La Cámpora (eso no es un impedimento, por lo visto no son nada malos los cuadros políticos que emergen de allí) seguramente está preparado para el cargo que lo designaron.
Pero el gataflorismo de Gabrielli y Petraglia es distinto, aún cuando en la superficie se parecen. Lo de Petraglia oculta un preocupante rencor hacia lo popular, hacia la juventud, hacia lo nuevo, hacia lo innovador. Lo de Gabrielli es más o menos lo que dicen los opositores y listo. Leyó por ahí algo que hay que decir contra La Cámpora y ya.
Nada dijo Petraglia, cuando a su yerno, sin ninguna experiencia, se lo designaron Jefe del PAMI Pergamino, una noche de fiesta de cumpleaños de un señor relacionado con los medios de comunicación. Allí, por ir a elecciones con un sello distinto al del MID, logró el nombramiento. Nadie dijo nada. Ni siquiera el pintoresco Javier Gabrielli.

Por suerte, el Concejal Socialista Juan Manuel Sequeira, en la misma nota, pone un poco de equilibrio y espanta los pensamientos de derecha o superficiales diciendo: “En lo particular no me sorprende, me gusta que así sea porque creo que la política tiene que ocupar lugares preponderantes, sobre todo en Junín, donde la mayoría de los lugares de gestión nacional no tienen políticos y militantes que tienen que llevar adelante el movimiento nacional y popular”.

Dentro de algunos meses, cuando nuestros jubilados puedan evaluar cómo se atiende, recién se podrá abrir juicio sobre la gestión de Caliri. Mientras tanto, la pobre fauna de Junín deberá entender dos cosas: Primero que nada, que Caliri es un hombre designado al frente del Anses Junín y responde al Proyecto Político Nacional, o sea, a la Presidenta de la Nación y segundo, un detalle no menos importante: que para administrar determinados lugares, hay que tener experiencia y otra cosa más que no se aprende en una agencia de marketing ni en un consultorio odontológico: Militancia y Convicción.