3/5/12

LA MALA GESTION DE MEONI MATA

"Si yo tuviera paciencia debería volver sobre los pueblos, la mentalidad desus pequeños burgueses, sus médicos y abogados, que se desgarran el alma ganando dinero, traicionando sus rebeldías anteriores, adecuandose por fin al engranaje y deduciendo una metafísica de las clases pobres, que son así: perezosos, borrachos, ignorantes, etc, y por eso no triunfan"

Rodolfo Walsh
Del libro "Ese Hombre y otros papeles personales" en una visita a Junín en el año 1969.

Foto del "Diario Memocracia de Junín"
Hay otra inseguridad en Junín que ninguna agencia de marketing puede combatir. Es la muerte que cada día se presenta frente a nosotros en algún accidente de tránsito en la ciudad. Por unos instantes haga el ejercicio de recordar cuándo fue la última vez que vio un accidente. Yo lo vi el pasado sábado alrededor de las 15:30 en Primera Junta y Gandini. Una moto y una camioneta.

Ayer, un joven, un trabajador, padre de dos niños y vecino de nuestra ciudad perdió la vida. Se llamaba José María Itchular, y tenía 26 años. Era un buen trabajador, y a la hora que fue embestido en la Avenida Circunvalación se dirigía al aserradero donde trabajaba.

La falta de gestión en políticas de tránsito y transporte en nuestra ciudad son los principales responsables de su muerte. Ocho años y medio de gestión Meoni, con un fracaso rotundo en la Dirección de Inspección General dan como resultado la falta de control en una avenida (Circunvalación) donde supuestamente no deben circular camiones. Donde hay una falta total de señalización y no hay reductores de seguridad en cercanías al Parque Industrial, donde gracias al proyecto político Nacional, el empleo se reactivó y cientos de jóvenes como José María van a su trabajo y en el camino, la muerte se los impide.

También, la cantidad de camiones creció considerablemente, producto de la reactivación del mercado interno y el crecimiento de la industria nacional. Datos que la negación del intendente local, la colonización ideológica de los propios intereses que defiende y el oportunismo de acomodarse a cualquier colectivo que lo deje bien, desconoce por completo.

En la ciudad de Junín hace años que es necesario un transporte público de pasajeros con participación mayoritaria del estado municipal. Ayer mismo en el Concejo Deliberante, el Grupo Junín se presentó a informar que tipo de modificaciones al objeto social necesitan para que la empresa sea rentable. Esa idea de rentabilidad y sustentabilidad tan conservadora que gobierna Junín en los últimos 29 años es un arma cargada en las manos de un demente. Un arma silenciosa que se cobra lentamente la vida de muchos juninenses carentes de un estado municipal que se haga cargo de gestionar para la gente y no para las corporaciones o las carreras políticas personales.
En lo que va del año se contabilizan 16 muertes por accidente de tránsito y casi un centenar de heridos por el mismo motivo. El grupo “cobomeonista pro” que sigue sin chistar la zigzagueante carrera de Meoni, sabe que no paga los costos políticos porque luego, con una buena pauta en los principales medios y unos cuantos banner y globitos de colores se tapa la sangre y la tragedia de nuestros trabajadores.Mientras tanto, como bobos, desde arriba de sus autos pagados por todo el pueblo, ningunean al pobre tipo que no tiene otra alternativa de transporte que un ciclomotor. Entonces es cuando estigmatizan y hasta se burlan de los "negros de mierda" que no aprenden a ponerse un casco. Ese formateo de pensamiento es el  que Rodolfo Walsh veía en Junín en el año 1969. Hoy todos estos "politólogos de la noche a la mañana", que gobiernan la ciudad repiten lo mismo. Atrasan al pensamiento conservador y burgues del 69 o más. Ese pensamiento de exclusión que terminó con tanta sangre derramada, a partir del 76.

Claro, la oposición en estos últimos 29 años no ha sido capaz de presentar una alternativa seria a estos vivos, de modo que Meoni y los que los rodean es responsable de la muerte de este trabajador, pero la clase pol´ñitica de Junín también.

Esta es la inseguridad que no se ve, la que no llega al centro, la que a diario revolotea en cada esquina, en cada avenida, a la salida de los colegios, cuando los jóvenes salen a bailar y cuando se sale a caminar para simplemente tomar aire. Pero sobrevuela con total libertad, por la falta de control y la falta de una política pública de transporte.

Yo no se si Junín está lindo, bueno o toda esa sarta de frases hechas, elaboradas por un creativo de una agencia de publicidad. Lo que se es que José María, de 26 años, trabajador y buen papá de dos niños, ya no vive.
Algúno de estos días, espero verlo, se dará vuelta la tortilla en nuestra ciudad.