25/3/12

Reparación Histórica para docentes desaparecidos en la dictadura

Por Julián Caliva

La siguiente noticia apareció en el portal de noticia oficial del ministerio de Educación (el portal abc) y es un fiel reflejo de todo lo que se hace a diario por la educación; a la ves que nos tiene que servir parta tener  una idea de lo que significaba ser un luchador docente y el precio que se pagaba por serlo, además este tipo de acciones  debería llamarnos a la reflexión a todos los que heredamos esta labor para que  no nos quedemos con solo realizar luchas  por reclamos salariales, sino que por lo contrario, defendamos el derecho a la educación de los sectores que máslo necesitan, es decir los oprimidos, teniendo en cuenta como a Paulo Freire cuando sostenía que “La visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado, y esto nos convierte en sustantivamente político, y sólo adjetivalmente pedagogo.

En su legajo ya no figurará que el cese de su trabajo es por “abandono de cargo” sino por “ausencia por desaparición forzada”. También se le entregó un nuevo analítico con su verdadero nombre al nieto recuperado 101 y se repartieron urnas utilizadas en las elecciones de 1983 a presidentes de centros de estudiantes.

“Es un acto de reparación para aquellas maestras, maestros, docentes de primaria y secundaria, que nunca abandonaron su pasión por la enseñanza y que fueron detenidos y desaparecidos en tiempo de terrorismo de Estado”, afirmó la Directora General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Silvina Gvirtz. Fue al anunciar la firma de la resolución mediante la cual se cambiará el motivo del cese laboral que aparece en los legajos de docentes desaparecidos durante la última dictadura militar, para que ya no figure como “abandono de cargo” sino como “ausencia por desaparición forzada”.
Gvirtz realizó el anuncio durante el acto por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia realizado en la Escuela Media Nº 13 de Adrogué, partido de Almirante Brown en donde también se repartieron las urnas del año ’83 que llegarán a los más de 1.900 centros de estudiantes. Además, se le entregó un nuevo analítico con el verdadero nombre a Francisco Madariaga Quintela que es el nieto 101 en recuperar su identidad después de haber sido apropiado.
“Es una reivindicación muy importante porque es el reconocimiento de que verdaderamente fueron víctimas y no victimarios”, agregó Gvirtz, quien destacó que “desde hoy se reparará esa injusticia que mancha la memoria de las víctimas del terrorismo de Estado y sus legajos dirán ‘ausencia por desaparición forzosa’”.
LA NOTA COMPLETA SIGUE ACÁ