18/11/10

EL OCASO DE UN TRAIDOR

Atrás quedaron aquellos "días felices" de sonrisas y comités de bienvenida. La carrera política de Julio Cesar Cleto Cobos hacia la presidencia tuvo la duración de una bengala. Los tiempos políticos se aceleran cada vez más y son ahora hasta los propios radicales que se arrepienten de “haberlo perdonado” para que vuelva.

Ayer la Juventud Radical le pide que renuncie o que no haga más papelones, directamente. En una carta dirigida a Cobos expresan que: "Hoy vemos con preocupación como en los últimos días, la confusión entre su reacercamiento al radicalismo, y su pertenencia institucional a un gobierno con el cual nuestro partido no comparte nada en términos generales de gestión, está siendo percibida por la sociedad como una contradicción inexplicable, cuando no también como una especulación política inaceptable, que termina entonces afectando la imagen de la UCR frente a ésta".

La caída en picada de Cobos arrastra a sus correligionarios que hoy no quieren ni sentir hablar de él. Eso, el Senador radical Gerardo Morales, lo sabe muy bien y también va contra el mendocino. "Atraviesa una situación muy difícil a raíz de su caída en las encuestas".

El hijo de Raúl Alfonsín tampoco termina de hacer pié y por las dudas ni habla de Cobos. Sólo un pequeño , y cada vez más chico, grupo de seguidores lo acompañan al suicidio político a quien hoy está pagando muy caro la peor de las condiciones humanas: La Traición.

El ocaso de los traidores está aquí. Ya no se lo visualiza de lejos. Llegó y se queda. Las miserabilidades como la defección, el pueblo las cobra caras y la historia más.

3 comentarios:

Darío dijo...

Roma no paga traidores.

leo dijo...

¿Con radicales como este?, puede el partido formar parte de la Internacional Socialista

Luisa Axpe dijo...

Estoy esperando el gesto de reconocimiento de la derrota por parte de Cobos. Aunque pensándolo bien, el tortazo de Camaño expresa ese reconocimiento en nombre de todos los que exhibieron la oposición absoluta como única plataforma visible.