12/8/10

Y ME CAGO EN MARGARITA



Queridos Gerardo, Mario, Ricardo y Ricardito:
Así empieza la carta que la Diputada Elisa Carrió dirige a Gerardo Morales, Ricardo Alfonsín, Ricardo Gil Lavedra y Mario Negri para comunicarles su alejamiento del Acuerdo Cívico y Social. A Margarita Stolbizer ni la nombra y está claro que Ricardito es para... Ricardito.

El párrafo más revelador me ha parecido uno en el que, no sólo donde reconoce que lo de la Alianza fue un desastre para el país, sino que augura lo mismo de ese espacio para el futuro. Dice:
No estoy dispuesta a volver a transitar el fracaso estrepitoso de la Alianza fundada en la traición electoral, la corrupción, la impunidad y la irresponsabilidad.

La cartita de despedida completa acá


3 comentarios:

Fuck You! dijo...

TE seguimos... nos seguís?? jajaja
Nos ¿asusta? el tono en que escribe la carta y más nos asusta que un personaje con tremenda esquizofrenia sea política y tenga repercusión enlso medios de comunicación. Nos llamó mucho la atención la frase
"les reitero mi voluntad inquebrantable para lograr en el 2011 una unidad seria, republicana, de desarrollo y de justicia para toda la Argentina
a se fue a la mierda, si ella es la q busca la unidad y que encima sea SERIA!!! tamos mal!! que la internen!
Saludos!!! Anonim@

leo dijo...

Ella no quiere fracasar, solo eso le interesa, será que le quedan pocas balas por tirar?
De esta, su Iglesias, su Perez, los Aguad, los Morales, los Sola, Duhalde, Atanasov, De Narvaez y resto de lacra, solo dependen de que no seamos tan totos para volver a repetir los errores y creerles aquello que nos prometen y de sus mentiras en conjunto con los medios hegemónicos
A pensar , duele un poco pero es bueno

Anónimo dijo...

Y bueno... Carrió, en consecuencia con todo lo que viene haciendo, hoy se va y dice cosas que por ahí pueden sonar oportunas...
pero ¡OJO! que mañana se levanta, toma la pastillita verde de la felicidad y retorna con todos sus bríos, justificando su ida y su vuelta...
Carrió está para el chaleco, sin dudas...
Un abrazo Loquín!