5/8/10

CUAL CALLE LLEVA TU NOMBRE, GENERAL?

Escribe: Luis Alberto Gramuglia

No hay calle con tu nombre en Junín, General. Parece que resulta complicado modificar la nomenclatura de alguna calle. Cuando se intentó cambiar el nombre de Avda. República por Presidente Perón se escucharon discursos en el Concejo Deliberante con argumentos triviales para que la iniciativa no prosperara. Algunos de ellos ocultaban un claro contenido antiperonista, el mismo que tantas veces hemos escuchado a lo largo de la historia del más importante movimiento de masas del siglo XX.

Porqué se propuso que alguna arteria de nuestra ciudad llevara el nombre de Perón? Bueno, fue nada menos que tres veces presidente constitucional de los argentinos. En la elección de 1973 logró la mayor cantidad de votos (62%) que recibiera un candidato en toda nuestra historia. Parece que esto no fue suficiente.

Podemos recordar que el 22 de octubre de 1945 se casó aquí con Evita en una ceremonia civil cuya acta se encuentra en el Museo Histórico.
Es decir, que existen suficientes antecedentes como para que una petición de esta naturaleza tenga favorable acogida porque excede cualquier partidismo.
Se trata de rendir un sentido homenaje a la figura del líder justicialista.

Pero así están las cosas.
Junín prefiere que algunas calles lleven nombres que recuerdan a siniestros personajes de nuestra historia.
Uno de ellos es el coronel Ramón Falcón, brutal represor de los movimientos obreros a comienzos del siglo pasado.
Fue nombrado jefe de Policía de la Capital Federal en 1906. Creó la escuela de policía que hoy lleva su nombre.
Ese mismo año, encontrándose el país en estado de sitio como consecuencia del alzamiento radical, ordenó la represión de los actos realizados por los sindicatos en conmemoración del 1.º de mayo, lanzando un cuerpo de 120 policías a caballo contra la congregación, que sembró la avenida de muertos y heridos.
En 1907 fue el encargado de ordenar el desalojo de las familias obreras, que se negaban a acatar el aumento unilateral de precios aplicado por su arrendadores; descontentos con la falta de intervención gubernamental en la regulación de la vivienda y de las condiciones de vida en los inquilinatos, en estado lamentable en su mayoría, mujeres y niños obreros tomaron las calles con escobas bajo el lema de “barrer la injusticia”.

En julio de ese año (en el invierno austral) —con la ayuda del cuerpo de bomberos, que redujo los conatos de protesta con mangueras de alta presión arrojando agua helada— Falcón efectuó los desalojos masivos. Los ex inquilinos debieron alojarse en los campamentos organizados por los sindicatos anarquistas.

Finalmente la Federación de Inquilinos lograría acuerdos para construir viviendas obreras y ajustar el valor de los alquileres, frente a la oposición de los anarquistas, que quedaron en minoría.

El 1 de mayo de 1909, Falcón ordenó nuevamente reprimir la manifestación convocada por los anarquistas de la FORA en Plaza Lorea. Once muertos y más de 105 heridos (muchos de éstos murieron en días posteriores) fue el trágico saldo de la brutal intervención policial.

Ante la huelga general y la decisión sindical de profundizar la protesta, ordenó dispersar por la fuerza de las miles de personas que acompañaban los féretros de los obreros asesinados hacia el cementerio de la Chacarita.

Para evitar el cortejo, la policía se apropió violentamente de los ataúdes y rechazó a balazo limpio a los casi 4 mil manifestantes que llegaron como pudieron a ese cementerio para rendir postrer homenaje a los compañeros masacrados.

Distintas gestiones para lograr la renuncia de Falcón llevada adelante por la FORA y la UGT fracasaron, sin bien se logró la libertad de los detenidos.

Por el contrario, el represor fue homenajeado por la Bolsa de Comercio, la Cámara de Cereales y otras asociaciones patronales que celebraron su "mano dura".

Otra calle que evoca a estos asesinos es Lartigau, secretario de Falcón. Ambos murieron en un atentado cometido por Simón Radowitzky, joven anarquista que arrojó una bomba de fabricación casera contra el carruaje en el ambos viajaban.

Otra calle cuyo nombre nos debería avergonzar es Ataliva Roca. En una memorable nota publicada por Página 12, Osvaldo Bayer decía "nos imaginamos cómo fue el período de la conformación nacional cuando se repartieron las tierras de las pampas y la Patagonia. Aquella que se repartió toda, pero primero se hizo desaparecer al indio. Hay poderosos dueños de la tierra desde aquella época. No hubo control. Se llamaba “dar concesiones”. Miles y miles de hectáreas. Sarmiento inventó la palabra atalivar, de Ataliva Roca, el hermano menor de Julio Argentino Roca. Se decía que Julio Argentino creaba y Ataliva recibía. Hoy ya no se utiliza “atalivar” sino que se dice simplemente “coimear”. A los indios que Roca no eliminó, los esclavizó. Claro, Mariano Grondona dice que eran indios chilenos. Ah, entonces está bien".

General, cual calle de Junín lleva tu nombre? Ninguna.

2 comentarios:

ranquel dijo...

indio huarpe
lo que pasa es que junin historico por los talleres ferroviarios ahora paso a ser coto del cobismo el vice que eligio kisner sepamos elegir los compañeros de ruta

leo dijo...

Saben compañeros en capital federal, mas exactamente Carabobo y Avellaneda hay una plaza que la gente a partir de las asmbleas barriales taparon el nombre original Pedro E Aramburu y ademas la llamaron plaza 21 de Diciembre. En la actualidad sacaron el del dictador de facto y le pusieron otro que ahora no recuerdo, pero los vecinos le siguen diciendo plaza 21 de Diciembre.
Ponganse de acuerdo, elijan una calle y nombrenla como Juan Domingo Perón, sin tapar el nombre que tenga, veran que en unos años el nombre de nuestro ex presidente será equivalente a esa calle
Un Afecto Antonio de Villa Celina