22/6/10

El valor de la vida

Escribe: Mario Alonso (*)

Hace muchos años que los poderosos del mundo han decidido ponerle valor a la vida de “los de abajo”.
Todavía no se ponen de acuerdo en el precio, pero por las dudas, como mínimo han cotizado la vida, en el valor intrínseco de una bala.

Así las cosas, en algunos sitios del país vale más un estéreo de última generación, que la vida de un chorro, aunque éste solo sea un “pibe chorro”.
Los “cazadores” pagados por los estados no reparan siquiera en la cantidad de puntas de la cornamenta del “trofeo” que logran… vale lo mismo un violador serial, que un arrebatador de celulares, en todos los casos la vida alcanza un valor de unos pocos pesos.

Vale aclarar que desde mi parte, no existe en el mundo nadie que pueda arrogarse la potestad de decisión sobre la vida o la muerte de nadie.

Para citar algunos casos que adentren en la evaluación que pretendo he de decir que:

En Neuquén, el ex gobernador Jorge Sobisch le puso como valor a la vida de un docente, el porcentaje de aumento que en aquellos momentos se pedía, entonces, toda la construcción de más de 30 años de Carlos Fuentealba, tuvo un costo para el gobierno de alrededor del 15% de los $2000 pesos que ganaban los maestros.

Maxi Kosteki y Darío Santillán le costaron al gobierno de Duhalde algunas monedas en cartuchos del 12.70, pues tasaron sus vidas en el compromiso por reclamar una vida digna para quienes nada tenían.

Ayer, o ante de ayer, en Río Negro, también se tasó la vida de un pendejo de 15 años y 48 kilos, a un precio muy accesible… el de una bala, con el justificativo de que “hacía un tiempo que el niño le acarreaba problemas a la pacata sociedad barilochense, acostumbrada a nadar en medio del dólar turista, despreciando la miseria que viven los barrios periféricos.

El Poder va poniéndole precio a los latidos del pueblo, de acuerdo a como cotiza el malestar de la sociedad.
Y la realidad es que nadie le pone límites a toda esta locura.
Surgen entonces algunas preguntas.

Por ejemplo ¿quiénes son los responsables de los crímenes?
Porque más allá del responsable directo. Por encima de aquel que afina la puntería en la nuca del pobre y aprieta suavemente el gatillo para que el disparo se convierta en certero, existen otras responsabilidades que nunca… nunca se sancionan con una condena…

Sobisch sigue libre, sin juicio y es candidato a seguir ocupando puestos de vanguardia en la política neuquina.

Duhalde sigue libre y sin juicio y es candidato a seguir ocupando puestos de vanguardia en la política bonaerense.

Carlos Reutteman, que coquetea con la derecha peronista, con Duhalde específicamente, que a su vez coquetea con Sobisch, que coquetea con Macri (el espía pincha fonos), es el responsable político de la muerte de Pocho Lepratti, “El Angel de la Bicicleta”, y sin embargo hoy todavía sigue encaramado en el Poder, con aspiraciones presidenciales.

De La Rúa, fue sobreseído de la matanza de 19 y 20 diciembre de 2001, a pesar de que los “trofeos” de la derecha fueron cinco compañeros .

Todas estas citas (y las que faltan), se me ocurre, conforman el “estofado” donde se cuece lentamente la impunidad de quienes matan a través de sus “sicarios legales”…

No habrá paz en la Argentina, en tanto los responsables directos, los políticos que quizá indirectamente ordenan los crímenes no sean duramente condenados.

Sin escapar a la responsabilidad que les cabe, las policías, y el resto de las Fuerzas de Seguridad, no son un compartimento estanco que se maneja a su antojo, y el ejemplo más claro lo ha dado el actual Gobierno Nacional, que desde el principio tomó la firme decisión de no criminalizar la protesta social, sin que desde la asunción de Carlos Kirchner hayamos lamentado la muerte de algún compañero o compañera que reclamaba igualdad, libertad, pan, paz o trabajo.

Lo de Bariloche es un botón de muestra más en el cofre de la impunidad que muchos personajes nefastos de la política viven en este país.

Alguien tendrá que ponerle el cascabel o el gato seguirá matando, y de ser así, algún día tendremos el deber de acabar con los felinos.

(*)CTA - CHOS MALAL - Neuquen

1 comentario:

leo dijo...

Estimado compañero, m{as alla de coincidir con sus recuerdos y expresiones, paso a recordarle (no sé su edad) que muy distintas hubieran sido ,las cosas en nuestro querido país si por ejemplo se hubiesen juzgado y castigado desde la semana trágica en Vasena, la matanza de La Patagonia y el ataque isntitucional cívico militar del 55. Piense que aún hoy tenemos a comandos civiles en los medios. Observe su poderio que hoy en día la policía de Rio Negro esta implicada en tráfico y trata de personas. Así que amigos a no dejar pasar ni una provenga de donde provenga
Afectuosamente Antonio de Villa Celina