27/5/10

Cuidado con quien quiere capitalizar el Bicentenario


Durante cuatro jornadas y media, asistieron a los festejos del Bicentenario más de 7 millones de personas. Ese fin de semana largo alrededor de 3 millones de turistas viajaron por el país e incluso a destinos internacionales. Los principales centros turísticos de Argentina estuvieron con promedio de 85% de ocupación. Se estima que en distintas ciudades y pueblos del interior otro millón y medio de personas asistió a desfiles, recitales, actos y expresiones varias.


O sea, casi un 25% de la población total circuló libremente por todos lados. No se reportaron incidentes, ni robos, ni roturas de vidrieras, ni muertos, ni accidentes, por encima de de lo normal. Se vivió una auténtica fiesta popular con mucho sabor patriótico.
Esto hay que agradecérselo al gobierno? Creo que hay que reconocer que desde el gobierno nacional han sido muy buenos anfitriones, que la organización y la elección de los artistas fueron correctas y listo.


A quienes debemos agradecernos es a nosotros mismos, que hemos sido capaces de sin que nos pasara nada malo. Y todo eso lo hemos hecho en un país donde, según los monopolios mediáticos, no se puede salir a la calle, la gente está crispada y la sociedad está dividida.


Haber podido esquivar semejante campaña de mala onda y desánimo y festejar como lo hicimos, merece un gran aplauso para nosotros. Y cuidado!!! Que nadie se nos apropie de esta fiesta. Porque andan muchos analistas haciendo cuentas a ver si el gobierno ganó con esto, mientras que el gobierno no salió a decir nada. Andan muchos opinólogos tratando de explicarnos a nosotros mismos que es lo que quisimos decir con tan masivo festejo. A ver si entendemos bien… ellos a nosotros nos quieren explicar que quisimos decir!!!. Los mismos opinólogos que auguraban una crisis económica, un dólar a 8 pesos, que nos iba a faltar luz, gas, trigo, carne y que íbamos a morir de gripe A o de dengue.

Esos mismos tipos están tratando de interpretar, que quiso decir el pueblo. ¿Ya que son los grandes pronosticadores de todo, porque no pudieron pronosticar este gran festejo popular? ¿Ahora reinterpretan símbolos, comportamientos y expresiones del pueblo?...

Nada, festejamos y punto.


O por ahí si… les quisimos decir, a todos esos opinólogos, que nos dejen de joder y no se arroguen más la famosa opinión pública. Que somos muchos argentinos que queremos que nos vaya bien a todos, que no estamos crispados, ni enojados con nadie. Que ya estamos grandes para que nos cuenten la historia cambiada y nos quieran explicar cómo vivimos nosotros mismos…. Como si no lo supiéramos!!! Estos opinólogos que quieren medir sentimientos con encuestas, que determinan que la gente no la quiere a la presidenta o que suponen que estamos recontra mal y cada vez peor.


Y vuelvo a insistir con tener mucho cuidado con que se quieran apropiar de esta fiesta del pueblo. Ahí anda TN promocionando un par de programas especiales sobre el bicentenario. LO PEOR QUE PUEDE PASARNOS COMO PUEBLO ES QUE LA FRIVOLIDAD INTERESADA DE LOS MONOPOLIOS, DESPOLITICEN ESTA MOVILIZACIÓN TAN GENUINA. OJO, NO DESDE LO PARTIDARIO (SI CRISTINA, SI COBOS, SI MACRI, SI NESTOR), SINO DESDE EL VERDADERO SENTIDO DE LA POLITICA COMO UNICO MOTOR DE CAMBIO.

La verdad con mayúsculas es que como pueblo es la primera vez en 200 años que salimos tan espontánea y masivamente a la calle nada más, ni nada menos, que a festejar.
¿Saben cuándo fue la última vez que salimos a la calle? (No me vengan con la fantochada del campo) Salimos hace menos de 10 años. Parece increíble no? Pero ahí salimos... cuando los lamentables hechos del 19, 20 y 21 de diciembre de 2001. Pero esa vez salimos por comida, por trabajo. Esa vez salimos a preguntarnos como nos dejamos robar por tantos delincuentes. Esa vez, a diferencia de esta, quedó un tendal de 30 muertos en las calles, millones de pobres, una desocupación record y una falta de futuro inexplicable, mientras los cobardes huían como ratas en helicóptero.

Así que hoy, que hemos decidido no escuchar a los agoreros de siempre, a los vivos que mienten para seguir con sus privilegios, a los charlatanes que nunca hicieron nada, a los dueños de la información que nos invisibilizan todo el tiempo...
déjennos celebrar en paz CARAJO!!!.


Feliz bicentenario para todos!!!

6 comentarios:

Martín (Latino) dijo...

Que bueno, evidentemente estamos en sintonía.

Creo que resumís con enorme claridad la idea acá: "Porque andan muchos analistas haciendo cuentas a ver si el gobierno ganó con esto, mientras que el gobierno no salió a decir nada. Andan muchos opinólogos tratando de explicarnos a nosotros mismos que es lo que quisimos decir con tan masivo festejo. A ver si entendemos bien… ellos a nosotros nos quieren explicar que quisimos decir!!!."

Exactamente, están intentando todo el tiempo adjudicar los actos a unos y otros, ninguno de nosotros ni nadie del gobierno salió a decir que era un acto político y/u oficialista, son los medios los que han estado todo el tiempo buscando la competencia, intentando comparar. El propio Morales Solá habló de "la sociedad mas civilizada que se reunió en el Colón", después nos echan la culpa de dividir.
Lo importante es que ganó la verdad: se puede salir a la calle, se puede convivir con las diferencias, no es necesario odiar, Kirchner no prepara ninguna emboscada en Capital, que se dejen de joder y dejen de envenenar al pueblo argentino, la vamos a pasar mejor todos, como este fin de semana pasado.
Saludosss.

Luisa Axpe dijo...

Es que no pueden digerir el significado real de lo que pasó: el pueblo tenía ganas de festejar. Por eso escribí esto en mi blog:

Tanto machacar con el descontento. Tanto insuflar miedo. Tanto martillar con el desánimo. Y al final, parece que no; parece que el país tenía ganas de festejar.

Hay una contradicción entre esa masa de millones de personas que salieron a celebrar el Bicentenario y el supuesto malestar que les haría manifestar en todo momento y lugar su enojo permanente.

Cuando se produce la alquimia necesaria, cuando aparece la bisagra capaz de impulsar a la gente, las mayorías dejan de ser silenciosas, y salen a la calle. Ahí se ve qué es lo que sienten: no es, seguramente, ese enfurruñamiento masivo que expresan los que sí hablan, los que repiten como un mantra, en la cola del banco, lo que oyeron en el noticiero más visto de la televisión.

La mayoría dejó de ser silenciosa, al menos por tres días, y todos mostraron su alegría y su orgullo de ser argentinos. Por tres días, éste no fue un país de mierda, un país “que no es serio”, que “está aislado del mundo”, y donde todo “es un desastre” o “un escándalo”, donde no se puede “salir a la calle sin que te maten”.

El pueblo se animó a cantar y a bailar, mostró alegría, distensión, asombro, entusiasmo. Fue feliz. ¿Por qué será?

Por tres días nadie se quejó del caos de tránsito, nada colapsó, nadie provocó, no hubo crispación ni violencia.

Resulta que el pueblo tenía ganas de festejar.

¿No tendrían que replantearse el mensaje los medios masivos de comunicación?

leo dijo...

Cuando te ataca una bacteria, generalmente te produce una gran infeccion, que se trasforma en grave puede llegar a la inflamacion de las meninges, se te llena el cuerpo de unas manchitas marrones llamadas petequias. Tu organismo se defiende aumentando sus globulos blancos (leucos) o leucocitos. Qudense tranquilos que nuestro cuerpo ya tiene los antigenos para luchar contra Perfil y Fontevecchia.
Respecto al otro, el Pepe. Nosotros en el barrio decimos no digas mas boludeces, deja de hablar al PEPE
Festejemos como la Sole, embarazemonos de cariño y respeto por la vida. Un Abrazo Antonio de Villa Celina

Ana Silvia Mazía dijo...

¡Cuánta falta nos hacía! Adhiero al "festejemos y punto"... y también al ¡Carajo!, qué carajo
CUIDÉMOSLO/A, CUIDÉMOSNOS.
Tratemos de no volver a pisar siempre el mismo... eso.
Abrazo
Ana, desde el blog de radioyentes del molino

hector pellizzi dijo...

siento mucha gente desorientada con la movilización popular

A.C.Sanín dijo...

Suscribo. Me parece central cuando se dice: "LO PEOR QUE PUEDE PASARNOS COMO PUEBLO ES QUE LA FRIVOLIDAD INTERESADA DE LOS MONOPOLIOS, DESPOLITICEN ESTA MOVILIZACIÓN TAN GENUINA". Dicen: tan sólo se trató de una fiesta “neutral”, tan sólo “argentinidad al palo”, y a otra cosa. Nadie lo capitaliza. Y no es cierto: la convocatoria apeló a la memoria histórica, a la conciencia social y a la sensibilidad popular y fue exitosa. ¿Entonces, dónde quedó el enojo, la crispación y el odio hacia el Gobierno?